Recomendamos

Published on junio 21st, 2017 | by Lucía Carralón

0

The Leftovers: Estremecedora, intensa, desgarradora… magistral

The Leftovers nos deja tras tres magníficas temporadas. Nos abandona sin contestar muchas de nuestras preguntas y dejándonos algunas incógnitas, pero no importa. El final es perfecto. Nos hace ver que no siempre vamos a saber el porqué de lo que nos pasa y no lo necesitamos para seguir adelante.

Empecé la serie cuando ya habían terminado las dos primeras temporadas. Mucha gente me la había recomendado, pero tras la primera temporada de “Stranger Things” no me atrevía a ver ninguna otra serie. Me gustó tanto que pensé que en mucho tiempo no encontraría otra que me sorprendiera, alucinara y encantara de la misma forma. Por suerte, no fue así. Terminé en pocos días las dos primeras temporadas y me quedé con ganas de más, sabiendo que en unos meses tendría en mi poder la tercera y última. Cuando HBO emitió el primer capítulo no pude resistirme. Aunque me planteé aguantar hasta que estuvieran los 8 capítulos y aprovechar que me chiflan los maratones, no fui capaz. Vi los primeros minutos del primer capítulo y no había vuelta atrás. Terminó el capítulo y no pude evitar ver el siguiente y el siguiente, dejándome una semana de larga e interminable espera entre uno y otro.

¿Qué hace que The Leftovers sea una de las mejores series contemporáneas? La calidad de la banda sonora, el reparto, un maravilloso guion y una trama insuperable.

La música acompaña los sentimientos que transmiten cada escena. Empieza y termina en el momento adecuado, nos ayuda a sentir justo lo que debemos sentir. Max Richter ha creado una banda sonora atemporal llena de esperanza, desgarro y sutileza. Ha guiado nuestras emociones con tan sólo dos instrumentos: violín y piano, así como con la recomposición de otros trabajos muy bien elegidos. La música nos trasporta a ese universo en el que el planeta tierra perdió un 14 de octubre al 2% de la población sin explicación alguna. Ese universo en el que prima la vida, pero también la muerte. Ese universo en el que al no saber qué ha pasado, la vida se descontrola y el ser humano involuciona. Un universo en el que aparecen pequeños resquicios de humanidad, pero prima la falta de ella. Un universo en el que una pandemia seguramente hubiera terminado con más vidas, pero el tener una pérdida sin motivo aparente hace que la pena, el duelo y la incertidumbre crezcan.

Hay una gran cantidad de pequeños detalles que hacen la serie grande, como cuando Nora deja los collares de cuentas con las cargas de los asistentes a la boda justo encima del papel de cocina en el último episodio. Ese papel de cocina que era incapaz de volver a reponer en la primera temporada tras la marcha, el papel de cocina que no era capaz de cambiar, porque el cambio podría suponer que las cosas no volvieran a ser como antes. Otro detalle que me pareció maravilloso fueron las palomas. En el primer episodio, en la conmemoración lanzan al cielo globos de palomas blancas como símbolo de pureza, amor, esperanza y paz. La Nora del futuro se dedica a entrenar palomas mensajeras blancas y en la última secuencia vuelven, le traen por fin la felicidad, la paz que necesita y lleva años buscando.

Muchas series que me han apasionado han terminado decepcionándome con su final, o con la falta de él, y temía que me pasara lo mismo en esta ocasión. Que no respondieran todas mis dudas, que los personajes no tuvieran un final adecuado, que simplemente, me dejara

La gente anhela. Perseguimos sueños, nos dedicamos a buscarlos y conseguirlos mientras trabajamos, viajamos y salimos con los amigos. Muchas veces no somos conscientes de ello, y otras muchas Y la mayoría de las veces los conseguimos, pero seguimos igual de vacíos. The leftovers nos lo muestra magistralmente.

Desde el comienzo de la serie jugamos a ser dioses, intentamos descubrir qué ha pasado, planteamos un sinfín de teorías enrevesadas, cuando la realidad es más sencilla. HBO lo ha vuelto a hacer. He reído, llorado, me he sobresaltado y he disfrutado cada escena. Cada mirada, cada gesto, la increíble banda sonora… me acompañarán por mucho tiempo.

 

Tags: , , , , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑