Música

Published on Diciembre 1st, 2013 | by Laura Muñoz

0

Mucho ruido y pocas nueces

Componer una canción se me antoja una tarea especialmente difícil, ya que se tienen que expresar con pocas palabras y cierta armonía instrumental sentimientos e impulsos muy complejos. Y precisamente ahí está lo que hace que la música conecte con las personas de forma instantánea: en pocos minutos recrea la melancolía más profunda, el amor desaforado o la alegría incontenible. En una canción cabe la vida entera, con sus vaivenes emocionales y las circunstancias que nos hacen sentir en las nubes o en un pozo oscuro.

 

Los murcianos Second siempre han mostrado una gran habilidad para expresar sentimientos y conectar con su público, y quizá en Montaña rusa sea donde queda más patente esta última cualidad. Éste es un trabajo muy visceral, y, en palabras del propio grupo, “más espontáneo”. A mí me parece más sencillo y evasivo que Fracciones de un segundo y Demasiado soñadores, y esa frescura les aporta una inmediatez de la que antes carecían, ya que sus canciones requerían ser escuchadas con más calma. Ahora tienen menos matices instrumentales pero son más enérgicos, y esa virtud es la que les está haciendo sobresalir dentro del indie nacional. Temas como 2502, Caramelos envenenados, Las serpientes o La barrera sensorial, sin ser memorables, tienen una pegada muy fuerte en directo. Este disco está claramente destinado a arrasar en los festivales, no a paladearlo en la intimidad.

 

Su última gira está teniendo un éxito arrollador pese a que Montaña rusa es uno de sus trabajos más flojos. Esto se debe a que ya han alcanzado cierto estatus y tienen fans leales, y en concierto los murcianos siempre han sabido camuflar con maestría sus carencias. Este grupo se dirige descaradamente al consumo masivo y probablemente la mejor forma de lograrlo sea hacer canciones con un impacto inicial mayor, aunque tras él quede cierto vacío. En Madrid lo demostraron en el Ochoymedio, epicentro del moderneo alternativo de la capital, donde se subieron al escenario destilando confianza ante una sala llena hasta los topes. Arrancaron con 2502, Psicopático y Antiyo, si bien la primera canción que desató de verdad el éxtasis colectivo fue Mañana es domingo. “Qué fácil la victoria” cantaban, y debían estar pensando justo eso, sabedores de que ya tenían conquistada la plaza. Siguieron con Demasiado soñadores y Muérdeme dispuestos a no conceder ni un respiro, mientras todos los espectadores coreaban los estribillos con los brazos en alto. Porque aunque actualmente están llegando a mucho más público y sonando más en la radio, las canciones que tienen más éxito pertenecen a sus dos anteriores discos. Por desgracia el sonido no estuvo a la altura del espectáculo, ya que a veces costaba entender a Sean Frutos, no digamos ya a las segundas voces. Sinceramente, he visto a este grupo cuatro veces en 2013, y éste ha sido su peor directo. Sin embargo, como banda han ganado enteros este último año, ya que se muestran mucho más liberados. Dejan claro en todo momento que disfrutan muchísimo sobre un escenario, y esa energía que derrochan contagia a su auditorio.

 

El título de su último disco es perfecto para definir esta gira de Second, llena de acelerones y adrenalina. Se nota que han trabajado con Sebastian Krys en Los Ángeles, ya que ahora recuerdan bastante a los Lori Meyers, reyes del indie nacional. Tienen un fondo más alegre y despreocupado, han eliminado cualquier rastro de pretensión, pero yo echo de menos su anterior faceta, cuando conjugaban ritmos pegadizos con letras delicadas y honestas. La mejor cualidad de Second siempre estuvo en el trasfondo de su mensaje, no en cómo lo hacían llegar. Lobotomizados, La distancia no es velocidad por tiempo, Extenuación y Si todo se oxida son los mejores temas de Montaña rusa precisamente porque recuerdan a sus discos anteriores, pero quedan lejos de clásicos como N.A.D.A. o Rincón exquisito. En el presente, Second dejan un poso emocional poco profundo, y eso puede hacer que su Montaña rusa coja mucha altura pero les haga caer a la misma velocidad.

Tags: , , , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑