Música

Published on Noviembre 11th, 2013 | by Daniel Sánchez

0

Una de cal y otra de arena

Hacía casi una década que Frank Black y los suyos no se paseaban por la capital, más concretamente desde aquella actuación que ofrecieron en el Festimad de 2004. Por aquel entonces el grupo aún estaba compuesto por la formación original, ya que la bajista Kim Deal decidió abandonar el barco a principios del presente año, siendo sustituida por Kim Shattuck en un movimiento que no gustó mucho a sus fieles. Pese a ello, la expectación por ver a la banda de Massachussets era máxima, pues se trataba de la primera ocasión de ver tocar en nuestro país a los Pixies fuera de la escena festivalera en veinte años, lo que hacía de estos dos conciertos exclusivos en España una de las actuaciones más esperadas del 2013, con todo el papel agotado en tiempo record. No es para menos, pues a los nostálgicos fans de toda la vida se han ido sumando muchos nuevos seguidores, interesados por el influyente legado y el estatus de grupo independiente de culto del que la banda puede presumir. Entre los presentes, de todas las edades, incluso se dejaron ver personalidades de la vida pública, como el diputado socialista Eduardo Madina.

 

La noche del jueves 7 salía al escenario Francis Black, guitarra acústica en mano, para atacar los primeros acordes de Cactus, a la que siguieron Holiday Song y Nimrod’s Son, pertenecientes al primer trabajo de la banda, Come On Pilgrim (1987). Temas de corte festivo que fueron aclamados tanto por jóvenes como por veteranos. El resto de la noche se puede resumir en un recital de grandes éxitos, centrado en sus dos álbumes más populares: Surfer Rosa y Doolitle. No faltaron canciones míticas como Here Comes Your Man, Hey o la archiconocida Where Is My Mind?, tema incluido en la banda sonora de El club de la lucha y cuya interpretación supuso el punto álgido de las dos noches, para delirio del respetable. Concierto sobresaliente que dejó muy buen sabor de boca al entregado público que abarrotaba La Riviera.

 

Los Pixies siempre se han caracterizado por ser un grupo con altibajos a lo largo de su carrera, y tienen una molesta predisposición a ser carne de anecdotarios. Por ello, si el repertorio del fantástico concierto del jueves estuvo basado en sus temas más conocidos, no sorprende en exceso que la noche siguiente fuese otra historia. Abrieron el viernes 8 con una versión del Big New Prinz de The Fall que pareció dejar indiferente a gran parte del público. Le siguió Dead, que a pesar de ser jaleada inicialmente acabó antes de lo esperado por un malentendido en el duelo de solos entre las guitarras de Black y Santiago, en una suerte de coitus interruptus que hizo del comienzo del concierto algo totalmente opuesto al eufórico inicio de la noche anterior.

 

Si el recital del jueves había discurrido por cauces normales, este concierto fue sin duda mucho más accidentado desde el punto de vista técnico, siendo quizá el gran reproche que se les pueda echar en cara a los de Boston. A diferencia de la espídica primera noche, este concierto tuvo en general un tono más sosegado y, por qué no decirlo, titubeante, a lo que no ayudó un repertorio plagado de rarezas y versiones como Winterlong, de Neil Young (curiosamente, ésta fue una de las mejores interpretaciones de la velada). Es significativo que el grupo aterrizara en Madrid con la excusa de presentar su EP, que pasó por el repertorio sin pena ni gloria, aunque de él cabe destacar la bellísima Andro Queen.

 

No fue hasta el final del concierto cuando el público pudo descargar la emoción contenida en forma de mosh-pit gracias a clásicos como Debaser, Tame, Isla de Encanta o Vamos, con la que la banda de Black despidió el escenario en un baño de multitudes y dejando mejores sensaciones entre el público, que a pesar de todo abandonaba la sala sabiéndose afortunado de haber podido presenciar una oportunidad única (y quien sabe si irrepetible) de revivir un pedazo de la historia musical con mayúsculas.

Tags: , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑