Música

Published on Febrero 24th, 2014 | by Daniel Sánchez

0

Más Morente, por favor

La noche del pasado jueves llevaba días marcada en la agenda y se antojaba imprescindible. Se celebraba en Madrid uno de los platos fuertes del memorial itinerante Morente Más Morente, que se celebra en varias ciudades de nuestra geografía y que rinde tributo al cantaor granadino Enrique Morente, uno de los máximos exponentes de la cultura de nuestro país en las últimas décadas, fallecido en 2010.

 

El cartel no podía ser mejor. Amigos y familiares de Enrique se daban cita y nombres tan populares como Santiago Auserón, Eva Amaral, Mala Rodríguez o Noni de Lori Meyers se unían a artistas como Raimundo Amador y Lagartija Nick para dar forma a un repertorio basado principalmente en el disco OMEGA, de 1996, uno de los mejores ejercicios de fusión flamenco rock llevados a cabo en este país y cuyas canciones se inspiraban en algunos de los temas más conocidos de Leonard Cohen, así como los versos de Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca.

 

Ante una abarrotada sala La Riviera y con algo de retraso sobre el horario anunciado salieron al escenario los primeros cantaores, interpretando un emocionado Martinete de gran solemnidad que lloraba la muerte del maestro. Pero si alguien pensaba que esto se trataba de un acto triste de duelo y lágrimas estaba muy equivocado, al menos en lo primero. Poco a poco empezaron a salir artistas como El Negri, La Mari de Chambao o Javier Ruibal que dieron un toque desenfadado a la noche, entre ritmos de blues, música latina, guitarras españolas y eléctricas. Poco después salía Santiago Auserón a disculparse por la difícil tarea que suponía interpretar unos Tangos del maestro, muy bien llevados a cabo por la guitarra de Raimundo Amador.

 

A continuación le tocó el turno a Bebe, acompañada por la hija menor de Enrique, Soleá, quien se arrancó a cantar y bailar en una excelente interpretación de la Aurora de Nueva York de García Lorca en lo que fue sin duda uno de los momentos más auténticos y mágicos de la noche, lo que el público supo valorar con una grandísima ovación. Tras la fantástica actuación de Soleá saltaron al escenario los miembros de Lagartija Nick, que dieron paso a la segunda parte del recital, dominado por un tono más eléctrico y afilado y en el que destacaron interpretaciones como la de Estrella Morente y Enrique Morente hijo en la versión de la famosísima Hallellujah de Leonard Cohen, Noni de Lori Meyers en Vuelta de Paseo o la Mala Rodríguez que dio voz a En un sueño viniste, de Los Evangelistas y que contó con Jota de Los Planetas a la guitarra.

 

A estas alturas el concierto ya se había convertido en una especie de boda gitana improvisada, con señores arrancándose a bailar, mucho arte, lágrimas y abrazos. En este contexto y con la apisonadora sonora de fondo que eran los Lagartija Nick, salió Eva Amaral a cantar Manhattan, acompañada por Estrella Morente y prácticamente todos los artistas que habían actuado previamente. Ese fue el colofón a una gran noche que con toda seguridad se debió extender a altas horas de la madrugada, llena de emociones y en la que se cantó con la misma intensidad tanto a la vida como a la muerte. Por si había alguna duda, el legado de Enrique Morente está más vivo que nunca. ¡Que viva Morente!

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑