Recomendamos

Published on noviembre 19th, 2015 | by Laura Muñoz

0

Lamprologus: ¡Larga vida al rock!

Alguien me dijo hace tiempo que cada nueva generación cree que ha inventado el sexo. Nos cuesta comprender que nuestros padres o nuestros abuelos también vivieron todas esas sensaciones que a nosotros nos resultan tan novedosas y abrumadoras. Que se enamoraron, les rompieron el corazón, tuvieron una experiencia sexual desastrosa o alguna que otra fabulosa. Y el arte, que en muchos casos es una imitación más hermosa y aguda de la vida, no se libra de este pensamiento. Escuchamos o vemos cualquier cosa que nos parece absolutamente innovadora, como si el hecho de leer un libro pudiera abrirnos los ojos a una realidad radicalmente distinta a la conocida hasta el momento, y no solemos pensar que culturalmente ya está prácticamente todo inventado.

 

Efectivamente, nuestra generación disfruta de pocas cosas que constituyan realmente una novedad. Las modas pasan y vuelven, lo que hoy es tendencia mañana será algo underground, y lo minoritario siempre deja de molar cuando se convierte en un movimiento masivo. Eso le está pasando al indie, que cada vez suena más forzado, y parece que el rock vuelve pisando fuerte. Aunque lo cierto es que al rock nunca, jamás, se le puede dar por muerto.

 

Lamprologus destilan rock por los cuatro costados. Paladear sus canciones es revivir otras épocas, retrotraerte a los tiempos en que las camisas de cuadros y las Converse todavía eran sinónimo de ser grunge, no de beber cerveza artesana en un barrio bohemio. Sumergirte en sus letras es entrar en una guerra sin cuartel: saldrás victorioso de la batalla,  pero sabes que vas a ir dejando partes de ti por el camino.

 

Escucharles es, a la par, calma y tempestad. Con amplias referencias, beben sin ambages de múltiples palos del rock: la densidad sonora de A Perfect Circle (o incluso de sus “hermanos mayores”, Tool, también liderados por Maynard James Keenan); guitarras que te recordarán a System of a Down, aunque el desmoronamiento al que aluden sea más interno que social; la firmeza en las baterías y bajos de Foo Fighters (y a veces hasta la misma tonalidad vocal),… La lista es larga, pero siempre apunta a bandas de calidad.

 

Hasta la fecha, Lamprologus han publicado tres trabajos: Theory of Everything; Wood, strings, keys & birds; y Limerence. Reborn, como sus predecesores, promete sonidos de impecable factura (para muestra, escucha Conversations & Regrets o Bones Have No Name) y complicadas manchas de Rorschach que te harán ver tormentas huracanadas y naufragios. Te abrirás paso por simas ocultas hacia partes salvajes e insondables, y saldrás de ellas con un conocimiento mucho más hondo de ti mismo.

 

No, Lamprologus no han inventado el rock, pero sí son grandes representantes de todo lo que simboliza. Garra, amargura, honestidad… Y también independencia creativa, por lo que puedes ayudarles a hacer su proyecto un poquito más grande a través de su campaña de crowdfunding. ¡Larga vida al rock!

 

Tags: , , , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑