Escena

Published on Noviembre 22nd, 2015 | by Lucía Carralón

0

La más fuerte: La debilidad oculta en la fortaleza

La experiencia de ver La más fuerte, protagonizada por Pilar Baeza Mora y Macarena Regueiro, fue conmovedora. Entrar en la sala Infinito y escuchar a Amelia, interpretada por Macarena, cantando una pieza melancólica, complicada y bella mientras los espectadores nos íbamos sentando me emocionó. En ese momento ya sientes debilidad por ella, ya que percibes su tristeza, su soledad y su dolor.

 

El monólogo interpretado por Pilar es abrumador, lleno de matices. August Strindberg expone desde el comienzo las debilidades de este personaje cargado de ira, celos y cólera hacia Amelia, sentimientos que trata de encubrir con temas banales que, con el paso del tiempo, se demuestra que no lo son tanto. Todo tiene un porqué, cada palabra, cada gesto, cada suspiro. Es un personaje frustrado, amargado, lleno de angustia y odio, y desesperado por mostrar lo que siente. Pilar da fuerza y peso al personaje, y hay momentos en los que no sabes a cuál de los dos  personajes adoras u odias gracias a la intensa interpretación de ambas, su magnífico monólogo y el sutil silencio.

 

Sara Núñez de Arenas, directora y encargada de dar forma a la versión que pudimos ver en la sala Infinito, supo captar los personajes de Strindberg y hacer que las actrices los bordaran. En veinte minutos lloras, ríes, sientes compasión, ternura,… todo. Nos muestra lo dura y competitiva que es la vida en todos los aspectos.

 

La dureza de “o comes o te comen” en la que se basa la escena, es tan real y a la vez sorprendente que enmudece. A pesar de que sólo escuchamos a Amelia cantar y reír, en cada momento del monólogo de su competidora por el amor del marido de esta última se puede intuir lo que piensa. Cuando tiembla del miedo; cuando intenta hacerse la fuerte, sin conseguirlo, derramando una ligera lágrima sobre su sonrosada mejilla; cuando ríe pensando que su affaire está completamente lejos de la mente de su “amiga”; cuando, simplemente, es Amelia.

 

La comunicación en escena entre las actrices llenaba la sala, pero incluso hubiera llenado un teatro de 400 butacas. La adaptación es ágil y precisa, haciendo que cada momento sea importante, cada palabra, cada gesto, cada silencio. Sales queriendo saber más de sus vidas, sus sentimientos, sus temores, y cuando termina sólo queda una pregunta… ¿Quién es más fuerte, quien habla o quien enmudece? Puede que ninguna de las dos.

 

 

Tags: , , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑