Recomendamos

Published on Noviembre 7th, 2013 | by Miriam Muñoz

0

Larga vida a los no muertos

Si hay un género literario (y por ende, cinematográfico) que se mueve según las modas, ése es el de terror. Hasta hace poco eran los vampiros los que acaparaban la atención del público, si bien de un tiempo a esta parte los muertos vivientes les han ido ganando terreno gracias a series, comics, películas y libros. De entre estos últimos cabe destacar la obra de Max Brooks. En su primer trabajo, Zombi: Guía de supervivencia (2003), el autor nos daba las pautas de actuación ante un inevitable apocalipsis para, tres años después, ilustrarnos sobre lo acontecido en una pandemia que a punto había estado de erradicar la vida humana.

 

Guerra Mundial Z: Un relato oral de la guerra zombi nos presenta a un investigador de la ONU encargado de realizar un informe cronológico de los hechos (desde la aparición del llamado “paciente cero” hasta el final de la guerra y la reconquista de los territorios afectados) que, ante la ausencia del factor humano en él, decide recopilar testimonios de personajes importantes durante la lucha contra el virus, con la esperanza de que la Humanidad aprenda de sus errores.

 

Con un estilo ágil y adictivo, los numerosos relatos se clasifican en ocho bloques que abarcan diez años de historia. En Alarmas y Culpa se nos muestra la aparición de los primeros casos y las reacciones sociales y gubernamentales, conductas que contribuyeron a la propagación de la infección por todos los rincones del planeta (especialmente interesante resulta la entrevista al doctor brasileño Fernando Oliveira). En El gran pánico somos testigos del contagio masivo de la población, que desborda a dirigentes políticos y militares. Cambiando la marea recoge testimonios sobre tácticas de evacuación y creación de zonas seguras. En Frente de guerra en EEUU y Alrededor del mundo y por encima asistimos a la organización de esas colonias de supervivientes y a la decisión de lanzar una ofensiva internacional contra los “zetas”. Es éste un aspecto que se agradece especialmente: la acción no se desarrolla exclusivamente en Estados Unidos, sino que abarca múltiples países de todos los continentes. Esto consigue que el lector se implique más en la historia. Guerra total nos mete de lleno en la batalla para derrotar a los no muertos y recuperar el territorio perdido, mientras que Despedidas recoge las reflexiones finales de algunos de los entrevistados (personalmente, he de decir que comparto muchas de esas conclusiones, preguntas e incluso miedos).

 

Los aspectos destacables de la novela de Brooks son numerosos. Uno de los principales es, como ya se ha comentado, que no se centra en un único lugar del mundo, con las implicaciones culturales, políticas, sociales y religiosas que ello implica, lo cual enriquece considerablemente la narración. Otro de sus puntos fuertes es que, aunque no carece de acción pura y dura, de relatos de supervivencia y héroes dispuestos a sacrificarse por el bien común, también se nos presenta a individuos sin escrúpulos, capaces de utilizar la creciente alarma social en beneficio propio, y a gobiernos más preocupados de ocultar la realidad a sus ciudadanos que de protegerlos. Todo ello hace de Guerra Mundial Z una obra diferente y altamente recomendable. Tanto como para que Brad Pitt y Leonardo DiCaprio mantuvieran un “enfrentamiento” para ver quién se quedaba con sus derechos cinematográficos.

Tags: , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑