Escena

Published on noviembre 26th, 2013 | by Laura Muñoz

0

La picardía de El Brujo

Mi interés por la lectura comenzó siendo una niña, pero tengo claro que no se produjo gracias a las obras que nos hacían estudiar en el colegio. En lugar de recomendar libros que resultaran amenos y estimulasen la imaginación, asociando esta afición con la diversión y no con una tarea más, nos obligaban a hacer comentarios de texto sobre clásicos de lenguaje enrevesado, lo que suponía que muchos alumnos desistieran y buscasen resúmenes por internet o su adaptación cinematográfica, si la había. A los jóvenes les cuesta acercarse a la lectura, especialmente si se trata de textos clásicos, porque no se sienten identificados con esas narraciones. Las guerras, la lealtad hacia un señor feudal y el honor de los caballeros son cuestiones que en los tiempos que corren resultan muy lejanas, casi ridículas.

 

La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades es una obra que prácticamente todos conocemos, ya que entra en el temario de la mayoría de los institutos de nuestro país. Escrita en estilo epistolar por un autor anónimo, relata las aventuras e infortunios por los que pasa su protagonista desde su infancia hasta que contrae matrimonio, y se considera que es la precursora de la novela picaresca por su uso de elementos como la narración en primera persona y la parodia. Quizá en pleno siglo XXI hay temas que se han quedado obsoletos, que no logran conectar con el público en general, pero ahí reside la grandeza de El Lazarillo: aunque su primera edición conocida data de 1554, este libro trata con humor cuestiones que lamentablemente siguen de actualidad. El hambre, la miseria, la hipocresía, la ambición desmedida, la moralidad y sus ausencias, una sociedad descompensada,…¿quién permanece ajeno a esto?

 

La adaptación de El Lazarillo al teatro sería muy distinta sin la excelente interpretación de Rafael Álvarez, El Brujo, quien lleva más de veinte años prestando su físico, su voz y su emoción a este personaje por el que transmite un amor inmenso. También resulta trascendental la brillantez con la que el gran Fernando Fernán-Gómez supo captar su espíritu, convirtiendo este libro en un monólogo agudo y adaptable a las diversas situaciones en las que se mueve el mundo contemporáneo. Es un placer ver cómo el texto fluye en manos de El Brujo, un auténtico mago de las tablas, quien sabe darle una vitalidad y una chispa sublimes. Plagada de referencias políticas y sociales de actualidad, muchas de ellas improvisadas, a medida que avanza la historia uno no puede dejar de cuestionarse lo poco que, por el contrario, progresa el ser humano. Pasan los años y nuestros grandes problemas siguen siendo los mismos, por eso este clásico se mantiene tan moderno.

Tags: , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑