Chafardear

Published on febrero 9th, 2015 | by Laura Muñoz

0

El Huerto de Lucas: Sabores de antaño para tiempos modernos

En enero, como cada año, me decidí a llevar un estilo de vida más saludable. Dormir más, hacer ejercicio, comer más verduras y menos Doritos…En todas las listas de propósitos de año nuevo éste es el clásico por excelencia, el objetivo que nunca falla y que sin embargo es uno de los primeros que nos saltamos a la torera. Y creo que eso viene motivado (aparte de por una acusada vagancia, al menos en mi caso) porque lo sano suele tener un toque bastante aburrido. ¿Quién quiere ser el “raro” del grupo que se pide una ensalada mientras los demás engullen una hamburguesa con patatas? ¿Qué bebes cuando el resto se sopla las cañas como si vinieran de vagar por el desierto?

 

Piénsalo y verás que tengo razón: dormir ocho horas, beber dos litros de agua al día, volver del curro destrozado y salir a correr o cenar espinacas y yogur desnatado le quita bastante espontaneidad y encanto a la vida. Y ni siquiera es por el hecho en sí de hacerlo, sino por todo lo que dejas de hacer para cumplir esos objetivos. Si te acuestas pronto es porque pospones ver el capítulo de la serie que te tiene enganchado, y si te comes un filete de pescado hervido es porque estás renunciando a paladear algo que te guste más. El pescado hervido no puede ser la mejor opción disponible en ningún universo, conocido o por conocer.

 

Estaba pensando en la aparente incompatibilidad entre seguir los consejos de Saber Vivir y disfrutar un poco de los pequeños placeres de la vida, cuando por casualidad encontré El Huerto de Lucas. Se trata de un mercado orgánico situado en pleno barrio de Chueca (calle San Lucas, 13), en el que puedes comprar cualquier tipo de alimentos para llevar a casa (carne, pescado, frutas, verduras, especias, pan, mermeladas, huevos,…) o bien para consumir allí. Su distribución, con puestos diferenciados que le dan el aspecto de un mercado de barrio tradicional, invita a que te recorras todo el recinto, maravillándote con un simple tomate. El color, la textura y el olor de los productos que verás en El Huerto de Lucas no tienen mucho que ver con lo que encontrarás en un supermercado normal. Además, el hecho de contar con una pequeña cantina dentro de sus instalaciones le da un toque moderno y práctico, muy similar al Mercado de San Miguel o al vecino Mercado de San Antón. ¡Y además te dejan entrar con tus mascotas!

 

El aroma y la apariencia de los alimentos de El Huerto de Lucas son dos de los factores clave que harán que no quieras irte a casa sin probar sus tartas (yo me comí una de queso con arándanos que estaba espectacular), sus bocadillos o sus zumos. Y lo mejor es, como te explican los dependientes, que todos los productos son 100% ecológicos, libres de pesticidas, colorantes o conservantes. Así que si te comes una ensalada le encontrarás unos matices y una autenticidad de sabores muy diferentes a las que te sueles preparar en casa, y si te llevas un pollo sabes que no ha sido cebado con vete-a-saber-qué para que crezca a velocidad récord. Es cierto que hacer la compra en este mercado es un poco más caro que hacerla en un Carrefour, pero al fin comer sano también tiene un punto exótico, divertido y realmente sabroso.

 

Tags: , , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑