Música

Published on Octubre 19th, 2013 | by Laura Muñoz

0

¿Renovarse o morir?

La primera vez que vi a Editors en directo fue como teloneros de Muse en el concierto que dieron en el estadio Vicente Calderón, en 2010. Es cierto que el trío liderado por Matt Bellamy me pareció muy superior a ellos, pero también lo es que actualmente pocos grupos tienen tanta calidad sobre un escenario. Sin embargo, la función de Editors era entretener al público, y he de decir que cumplieron con creces. No había nadie en la pista que no estuviera dando saltos o coreando algunos de sus temas más célebres, y eso no es moco de pavo. Normalmente, salvo U2, casi ningún artista se molesta en traer a figuras de renombre que amenicen la jornada antes de que empiece el auténtico show. El hecho de que la mayoría del público no sólo conociera a los teloneros, sino que disfrutase con ellos, ya es indicativo de que este grupo era una gran promesa dentro del panorama indie internacional.

No supe casi nada de ellos hasta este verano, en que he tenido ocasión de verles en dos de los festivales más populares de nuestro país: el BBK Live y el Arenal Sound, siendo cabezas de cartel indiscutibles de este último. Su actuación me pareció mucho más lucida en el segundo, quizá por el hecho de saberse el pez más grande del estanque. No contar con una competencia tan amenazante como la de Depeche Mode o Green Day debe ser un alivio, ya que son bandas que en directo transmiten una energía apabullante. A mi parecer, en el BBK les faltó creérselo, sentirse estrellas. Todo lo contrario que en el Arenal, donde alcanzaron un nivel sobresaliente.

Dicho esto, quien me lee igual se pregunta qué me llevó a asistir a un concierto de la banda inglesa por tercera vez este año. Pues bien, lo cierto es que Editors no son mi grupo favorito, probablemente ni siquiera estén entre los veinte primeros de la lista, pero en directo nunca defraudan. O casi nunca lo hacen, porque a ratos sí que desmotivaron al público congregado en La Riviera el pasado 14 de octubre. Normalmente, a la banda de Tom Smith (hombre orquesta, ya que es el compositor, cantante, guitarrista, pianista y líder del grupo) se les exige ritmo, que no te den cancha, y  no cumplieron del todo con esas expectativas. ¿Qué ha pasado con el grupo que alumbró éxitos como Munich o An End Has A Start? Una de las posibles respuestas es que les ha hecho mucho daño la salida de uno de los miembros fundadores de la banda, Chris Urbanowicz (guitarra/sintetizadores). Otra, que simplemente se han desinflado con el tiempo. Como suele decirse, lo difícil no es llegar a la cima, sino mantenerse en ella. The Weight Of Your Love (2013) es un disco hermoso, pero monótono, quizá demasiado lento. Le falta la chispa de sus anteriores trabajos, y esa carencia se acusa especialmente en concierto. Tal vez conscientes de ello, no se empecinaron en tocar muchas canciones de su último disco, error que sí cometen la mayoría de los artistas que salen de gira. Salvo A Ton Of Love, pocos temas recuerdan a lo que un día les hizo famosos, un sonido que mezclaba a gigantes como Joy Division, The Cure o Interpol con maestría: sintetizadores, guitarras agresivas y la portentosa voz de Tom Smith, que sigue siendo el sostén de los británicos. Menos mal que siempre pueden tirar de temazos como Bones, All Sparks o Papillon (canción que cerró el show, en una versión alargada, y que reúne todos los puntos fuertes de Editors). Además, debo destacar la maravillosa iluminación del espectáculo que, acompañada de la teatralidad de Smith, da impulso a canciones que de otro modo flojearían.

Editors se encuentran ahora en una encrucijada, la de volver a sus raíces o explorar nuevos sonidos. Actualmente se muestran más maduros, quizá algo pausados. Un adjetivo extraño para un grupo que incitaba al baile y que tenía una garra abrumadora. ¿Renovarse o morir?

Tags: , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑